Clima
19° C

CABA, Bs As.
Miércoles, 17 octubre 2018
Revista Num. 802
Las deudas de las prestadoras estatales IOMA y PAMI alcanzan cifras millonarias. Los problemas crecen por el atraso en el nomenclador provincial y el sistema de cápita aplicado ...
Ver Revista
Revista IOMA Y PAMI AHORCAN MUNICIPIOS
Clima
19° C

CABA, Bs As.
Miércoles, 17 octubre 2018
Revista Num. 802
Ver Revista
15/05
SUBTE
El conflicto con los metrodelegados alcanzó la etapa "meseta"
Las negociaciones ya alcanzaron su punto de no movilidad. Mientras el Gobierno decide ir a fondo, los metrodelegados ya se encuentran sin muchas opciones.
El conflicto con los metrodelegados alcanzó la etapa
La negociación entre los metrodelegados y el Gobierno de la Ciudad alcanzó una situación de meseta está semana con el anuncio de una nueva medida gremial con el paro de la líneas A y B como consecuencia de la suspensión de 70 trabajadores que hace dos semanas levantaron molinetes como muetra de protesta.

A diferencia de años anteriores el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, decidió ir a fondo contra los metrodelegados, más aún cuando la propia Corte Suprema les quitó la personería gremial. "Tienen muchos trabajadores que los apoyan, pero tienen que entender que están flojos de papeles", sostuvo una alta fuente gubernamental. La partiaria que se rubricó entre Metrovías, la UTA y el Gobierno no fue aceptada por los metrodelegados por quedar fuera de la discusión. Eso generó el plan de lucha que comenzó con paros rotativos y levantamiento de molitenes en diferentes líneas.

Como se dijo anteriormente, este año se decidió ir a fondo. Cuando dicho gremio se tenía que convocar para no generar un paro extenso, la mecánica siempre fue cerrar con una cifra no remunerativa y explicarle a la UTA que la situación no podía extenderse. Esta vez la mecánica, desde el Gobierno, es otra. Si bien todo el tiempo el subsecretario de Trabajo, Ezequiel Jarvis, mantiene el diálogo abierto con los metrodelegados, la herramientas ahora son otras.

Por primera vez en mucho tiempo Metrovías avanzó contra varios trabajadores por el levantamiento de molinetes, medida que generó molestias y por la que se convocó al paro de mañana. El mensaje fue claro: sin personería podemos avanzar en sanciones por generarle un perjuicio económico a la empresa.

"Muchos de los reclamos que realizaron por mejores condiciones son entendibles, pero la cuestión de fondo acá es que no quieren acepter un fallo de la Corte", afirman en Subterráneos de Buenos Aires Sociedad del Estado (SBASE). Mientras tanto, desde el gremio remarcan que existen fallos judiciales que avalan dicha postura, 

Metrovías suspendió a 70 trabajadores del subte por levantar molinetes en reclamo de un mejor acuerdo paritario. Tras la llegada de los telegramas, que les imponen la pérdida de entre 5 y 10 días de salario, los metrodelegados exigieron a la empresa que revea la medida. Pusieron un plazo de espera hasta el miércoles; si las suspensiones disciplinarias no son anuladas, anticiparon que comenzarán paros rotativos, en dos líneas por vez. El primer paro fue pautado para el miércoles, en las líneas A y B, desde la 0 hora hasta el mediodía.

“La Justicia reconoció que la apertura de los molinetes es una protesta extensiva del derecho a huelga. La usamos porque no queremos perjudicar a los usuarios. Estamos en un país donde está claro que la inflación va a superar los 25 puntos, pero quieren hacernos firmar paritarias por un 15 por ciento en cuotas; encima, si protestamos nos sancionan”, afirmó Roberto Pianelli.

Sin embargo el eje no es ese. Tanto Gobierno como los metrodelegados saben que la pelota se encuentra en la cancha de los segundos. De continuar con las medidas de fuerza, y si llegan a ser más extensas en horarios y líneas en simultáneo, una de las cartas que el Ejecutivo no dudaría en tomar es que el ministerio de Trabajo, a cargo de Jorge Triaca, dicte la escencialidad del servicio, algo que ni la recolección de residuos tiene.

Eso quiere decir que el subte no podrá volver a verse interrumpido por medidas de fuerza gremial. En las bases y en la conducción esto es sabido. Inclusive expeculan hasta dónde podrán "tirar de la piola" ya que nunca les tocó vivir una situación similar de una postura firme en un lugar por parte de la autoridades. A eso se les suma el rechazo popular, Los metrodelegados son el gremio más denostado por la sociedad de la Ciudad, sobre todo después de un paro porque a los empleados de las boleterías les provocaba tendinitis cargar la tarjeta Sube.

 

COMENTARIOS
  • Genéricos
RELACIONADAS