POSTALES PREOCUPANTES
07-09-2020

Clausuras de bares porteños y críticas de la dirigentes por la reapertura de Larreta

El Gobierno de la Ciudad debió proceder a realizar clausuras durante el primer fin de semana de reaperturas de locales gastronómicos al aire libre. Hubo desborde de personas en los locales, no se respetó el distanciamiento social ni el uso de tapabocas.

Clausuras de bares porteños y críticas de la dirigentes por la reapertura de Larreta - Revista Que
Clausuras de bares porteños y críticas de la dirigentes por la reapertura de Larreta - Revista Que
Clausuras de bares porteños y críticas de la dirigentes por la reapertura de Larreta - Revista Que

El primer fin de semana que los bares y restaurantes porteños pudieron atender al público con mesas al aire libre dejó una imagen que da tela para cortar en una Ciudad donde los casos de coronavirus no merman.

Aunque el Gobierno porteño clausuró comercios gastronómicos en cinco barrios, la evaluación oficial, tal como indicó el vicejefe Diego Santilli, fue que se trata de "excepciones" en medio de un "comportamiento satisfactorio" general. 

Por su parte, el Jefe de Gabinete de Nación, Santiago Cafiero, explicó que el Gobierno nacional acordó con el Gobierno de la Ciudad que las autoridades porteñas "van a fiscalizar con mayor eficiencia el protocolo que ellos mismos hicieron". "Las fotos (de lo ocurrido el fin de semana en la Ciudad) las vimos todos y claramente no se está cumpliendo ninguno de los protocolos que la Ciudad se había comprometido a llevar adelante", señaló y agregó que la situación genera riesgos, porque "carga más gente y circulación y mayor posibilidad del virus de circular".

El ministro de Salud de la provincia de Buenos Aires, Daniel Gollán, cuestionó  la apertura de bares y restaurantes en la Ciudad, al considerar que “aumentar la circulación es aumentar los casos” y asegurar que “lo que hagamos en estos cinco o seis meses hasta la llegada de la vacuna va a determinar si se muere más o menos gente”. 

“Están jugando con un sistema que a nivel público tiene un hándicap de 150 camas, pero que a nivel privado está muy tensionado”, sostuvo en referencia a la situación sanitaria en la Ciudad de Buenos Aires. “La Ciudad concentra la enorme cantidad de sectores de la salud que responden a empresas de medicina prepaga y a obras sociales. Ese sistema hace tiempo que está muy saturado, llegando al límite”, explicó, en declaraciones radiales. En esa línea, agregó: “Cuando uno juega al límite y a la ruleta rusa, el riesgo es muy grande. Y cuando se la situación se instaló, retroceder es mucho más problemático”.

En tanto, el gobernador bonaerense Axel Kicillof aumentó las restricciones en 10 municipios por la suba de casos de coronavirus. De esta manera, volvió a diferenciarse de su par porteño, Horacio Rodríguez Larreta, quien insiste en que la curva se mantiene “alta pero estable” y avanza con más aperturas en su distrito. En contraposición, casi los 30 partidos de conurbano que conforman el Área Metropolitana de Buenos Aires junto con la Capital Federal, nunca salieron de la restrictiva Fase 3.

El intendente de La Matanza, Fernando Espinoza, cuestionó las medidas de apertura en la Ciudad. "Rodríguez Larreta se equivoca”, dijo y advirtió que con decisiones de ese tipo no habría "más remedio que volver a fase 1”. A través de un mensaje en las redes sociales, el jefe comunal advirtió que acciones de ese tipo harían entrar en colapso al sistema sanitario y podrían derivar en un endurecimiento de la cuarentena. “Cuando hay más circulación, hay más contagios. Cuando hay más contagios, hay más muertes”, explicó e hizo un diagnóstico comparativo de su distrito con la Capital Federal.

Doce fueron las clausuras de comercios gastronómicos que la Agencia Gubernamental de Control (AGC) de la Ciudad llevó a cabo este sábado por la noche en los barrios de Palermo, Liniers, Agronomía, Constitución y Caballito. Sin embargo, ninguna de estas clausuras fue efectuada por incumplimiento del protocolo de distanciamiento que realizó el propio Gobierno para la apertura de locales al aire libre y que establece una distancia entre personas de un metro y medio, además de un máximo de cuatro comensales por mesa.

Según se comunicó oficialmente, nueve de las clausuras realizadas por la AGC fueron "por tener mesas y sillas en las veredas fuera del horario permitido, que es hasta las 24 horas", dos por "fiestas en el interior de los locales, actividad totalmente prohibida", y una "por vender bebidas alcohólicas después de las 20 horas". Aunque en las imágenes difundidas en redes sociales se podían ver mesas de hasta seis personas a menos de un metro y medio de distancia, ninguna de las clausuras fue realizada por esto.