10/12/2020
Movilización a la Legislatura porteña contra el presupuesto de Larreta
La Coordinadora por la Vivienda Digna convocó a una marcha en contra del presupuesto previsto para el próximo año que se debatirá en la última sesión del año. “El presupuesto implica mayores recortes, tanto en vivienda como en otros gastos sociales”, denunciaron.
La crisis social que se ha visto agudizada con la llegada de la pandemia, ha puesto la problemática habitacional en primer plano. Miles de familias no tienen la posibilidad de acceder a una vivienda por el aumento constante de los precios de los alquileres, las bajas de los salarios y las pérdidas de los ingresos y los puestos laborales, que han sufrido mayormente les trabajadores informales y precarizades”, indicaron en la convocatoria.

Y agregaron: “Este año se produjeron una serie de procesos de recuperación de tierras a lo largo y ancho del país por parte de aquelles que no podían seguir pagando un alquiler, que escapaban a la violencia de genero ejercida dentro de la propia vivienda, que vivían en situación extrema de pobreza, entre otras. Ligado a esto, en CABA la lucha por el acceso a la vivienda y contra los desalojos fue ocupando un lugar cada vez mayor”.

Desde la Coordinadora explicaron que “la rápida expansión del COVID en las barriadas mostró que la falta de urbanización implica hacinamiento y la falta de derechos básicos como el agua”. “Con este panorama, un recorte del 20% en vivienda y del casi 4% en agua y alcantarillado no es una buena noticia”, denunciaron.

“El presupuesto enviado por el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta que se propone votar la legislatura implica mayores recortes, tanto en vivienda como en otros gastos sociales (alimentos para comedores, salud, educación)”, dijeron y detallaron que “un problema estructural es que contempla una inflación en 2021 del 27%, cuando el Banco Central pronostica que esta rondará el 50%”. Además, remarcaron que en las partidas presupuestarias que este año habían sido designados para el Instituto de la Vivienda, para la Ley 341 y para el subsidio 690 fueron subejecutados.

“Mientras, les inquilines precarizades de hoteles, pensiones y villas acumulan deudas por falta de pago de alquiler, e incluso han quedado en la calle por este motivo. A su vez, cientos de familias resisten a ser desalojadas de casas que han sido recuperadas para vivienda, ante la falta de una respuesta estatal”, dijeron.

Por último, exigieron “el fin de los desalojos, la urbanización real de las villas, respuesta inmediata para lesbianas, trans, travestis, bisexuales, no binaries y mujeres víctimas de violencia de género, despenalización para los procesos de tierras y viviendas, presupuesto para las cooperativas de vivienda, aumento del subsidio habitacional, fin de la especulación inmobiliaria, plan de obras para viviendas sociales y que se garantice el acceso a una vivienda transitoria con vistas a la vivienda definitiva”.