SUPERAR DIFERENCIAS
12/12/2020
Cumbre: Macri y Larreta se reunieron en búsqueda de la unidad para enfrentar al Gobierno
Mauricio Macri y el jefe de gobierno porteño se reunieron, de forma presencial después de 9 meses, para analizar la estrategia para fortalecer el espacio que los vio nacer y unificar sus posiciones dentro de la alianza para enfrentar al gobierno nacional, entre otros temas.

El jefe de gobierno porteño lima las asperezas con Mauricio Marci y después de nueve meses se reunieron de formar presencial junto con la máxima dirigencia del PRO.

Los referentes del partido fundado por Macri hicieron primero un balance de todo lo que sucedió en materia política durante el año y coincidieron en que la extensa cuarentena obligatoria dispuesta por Alberto Fernández tuvo un alto costo en materia económica, social y educativa.

Luego analizaron cómo la ofensiva de Cristina Kirchner en muchos temas sensibles no pudo concretarse gracias a la reacción de la sociedad y de la oposición, por lo cual se comprometieron a fortalecer el PRO, superando las diferencias internas, y a mantener la unidad dentro de Juntos por el Cambio, algo que fue considerado clave para resistir medidas controvertidas del Gobierno.

 

Por los banderazos y la estrategia de la coalición opositora, se sostuvo en el encuentro, “muchas de las cosas que quisieron hacer Cristina y el resto del oficialismo se frenaron, como la estatización de Vicentin, la reforma judicial, voltear la ley del arrepentido o avanzar sobre la Corte”, según consignó Infobae.

De todas formas, se coincidió en que las críticas de la vicepresidenta contra el máximo tribunal de Justicia es son parte de una “ofensiva dialéctica” porque, a juicio de la dirigencia del PRO, “la Corte va a seguir actuando como tal y no está tan claro cómo podría hacer el Gobierno para desplazarla”.

Con respecto a la quita de fondos de coparticipación a la Ciudad de Buenos Aires, acordaron que la mejor estrategia para revertir esa medida del Gobierno es la actual, es decir, dejar el tema en manos de la Corte para evitar la desfinanciación de las arcas porteñas.

Los dirigentes del PRO, además, hablaron de la necesidad de ampliar la composición de Juntos por el Cambio a otros sectores políticos para ganar las elecciones en 2021 y en 2023, y se hizo hincapié en captar a fracciones del peronismo que no se sienten representados por el kirchnerismo.

Por eso durante las casi dos horas de reunión (comenzó a las 18.15 y Rodríguez Larreta, que fue el primero en irse, lo hizo a las 20), se habló mucho de la organización partidaria para las elecciones: acordaron definir la integración de un comité de campaña y consensuar una estrategia para “recomponer el vínculo” con el electorado que perdió Juntos por el Cambio en 2019.

Los dirigentes del PRO, además, afirmaron que uno de los objetivos inmediatos es recuperar las clases perdidas por la cuarentena obligatoria “para evitar que los chicos y los jóvenes queden en inferioridad de condiciones educativas”.

Durante la reunión se los vio muy distendidos a Macri y Rodríguez Larreta, en teoría los líderes del sector duro y del dialoguista de la oposición: se sentaron juntos, compartieron muchas opiniones e incluso se hicieron bromas sobre lo que cada uno hizo cuando estuvo a cargo del gobierno porteño.

Tras varios desencuentros, era esperada la foto de todos los dirigentes del partido fundado por Macri, tanto los “halcones” como las “palomas”, que discrepan acerca del vínculo con la Casa Rosada. Aun así, esta semana hubo un acercamiento de posiciones cuando Rodríguez Larreta accedió al pedido del ex presidente para que el diputado mendocino Omar De Marchi se convierta en el vicepresidente primero de la Cámara baja en lugar de Alvaro González, alineado con el jefe de Gobierno.

Además de Macri, Rodríguez Larreta y De Marchi, del encuentro participaron Patricia Bullrich, Diego Santilli, Néstor Grindetti, Federico Angelini, Laura Rodríguez Machado, Jorge Macri, Eduardo Macchiavelli y Humberto Schiavoni, mientras que María Eugenia Vidal se sumó de manera virtual, mediante una computadora, debido a que tuvo contacto con un contagiado de COVID-19.