TRABAJADORES ESENCIALES
28/12/2020
Siguen los despidos de Larreta y denuncian el vaciamiento de un programa asistencial de la Ciudad
Primero, trabajadores del Instituto de la Vivienda denunciaron despidos por parte del gobierno porteño. Ahora, se suman nuevos despedidos y denuncian que buscan desarmar un programa de asistencia a personas en situación de emergencia habitacional y sanitaria.
Días atrás trabajadores del Instituto de la Vivienda denuncian que trabajan en condiciones precarias de contratación, ya que sus puesto laborales son a través de contratos temporales "y en el mejor de los casos con renovación anual". 

Según el personal, durante el mes de diciembre el IVC tomó la decisión de no renovar los contratos de personal "que llevaban años y meses trabajando en estas condiciones y se enteraron de la noticia 15 días antes de que finalice el año".

Ahora, se suman nuevas denuncias trabajadores de un programa asistencial del ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat. Se trata del Programa de Acompañamiento Social Integral (PASI) que despidió a 15 trabajadores y reubicaría en otras dependencias de la Ciudad al resto de los agentes, según denunciaron los empleados del área, quienes enmarcaron la decisión en un intento de la administración que encabeza Horacio Rodríguez Larreta de avanzar en el "vaciamiento" del plan. Los agentes afectados dan asistencia a personas en riesgo de situación de calle.

"El 23 de Diciembre, un día antes de Navidad, fuimos despedidos 15 trabajadores (del PASI). Somos trabajadores esenciales, aunque contratados precariamente, con sueldos miserables por debajo de la línea de pobreza y sin reconocimiento por las tareas desempeñadas en este contexto de pandemia", informaron a través de un comunicado los agentes.

Los trabajadores denunciaron además que quienes no fueron desvinculados serían reubicados en otras áreas del ministerio, lo que "evidencia" -dijeron- que "el objetivo es el vaciamiento del programa", perteneciente a la cartera porteña de Desarrollo Humano y Hábitat, cuya titular es María Migliore.

El PASI brinda asistencia a unas 1000 familias en situación de vulnerabilidad social, emergencia habitacional y sanitaria, y con riesgo inminente de quedar nuevamente en situación de calle. En su mayoría, están encabezadas por mujeres solas, desocupadas y con hijos a cargo.

Conforme al Informe de Empleo Público de la Ciudad de Buenos Aires, del 2019 y elaborado por la Fundación Germán Abdala y ATE Capital, "el 98 por ciento" de la planta del PASI reviste tareas como monotributista.

En lo que va de este año, según indicó Mabel Rella, trabajadora social y una de las desvinculadas, las autoridades del programa, "bajo la figura de la no renovación del contrato, despidieron a 24 de sus 39 trabajadores".

Los despedidos calificaron de "discrecional e injustificada" la decisión del Gobierno porteño y advirtieron que se produjo en un "contexto de crisis económica, social y sanitaria, que sólo provocará el aumento desmedido de gente en situación de calle".