PROYECTO
08/04
Piden que la Ciudad destine más fondos a cooperados y escuelas públicas
Se trata de un pedido del peronista Santiago Roberto, quien pidió que el Ministerio de Educación transfiera recursos extraordinarios a los colegios y sus cooperadoras en el marco de la pandemia del Covid 19.
Con la intención de garantizar el acceso a los insumos para cumplir con los protocolos para combatir el Covid 19, el legislador porteño del Frente de Todos Santiago Roberto, presentó un proyecto de ley para que el Ministerio de Educación transfiera recursos extraordinarios a escuelas públicas y cooperadoras en el marco de la pandemia provocada por el coronavirus. 

La iniciativa tiene como objetivo brindar a las instituciones escolares y sus cooperadoras los medios materiales para asegurar a todos y todas los niños, niñas y adolescentes el acceso a clases presenciales en todas los niveles y modalidades del sistema en condiciones de seguridad sanitaria, en ese contexto.

El Ministerio de Educación deberá transferir fondos de una primera cuota a cada institución o cooperadora en el transcurso del mes de abril de 2021, equivalente al aporte del FUDE 2020. Mientras que la segunda cuota, debe adecuarse a completar  las necesidades establecidas en el Plan Anual Institucional de cada institución y transferida antes de agosto del 2021.

En ese sentido, Roberto expresó que “el Gobierno de la Ciudad debe garantizar las condiciones materiales en las escuelas públicas y las herramientas de estudio para todas y todos sus estudiantes”.

“Son muchos los chicos que no cuentan ni siquiera con los cuadernillos para su formación presencial o virtual. El gobierno porteño no los envía. Son muchas  las cooperadoras que están desfinanciadas y no pueden proveer a las escuelas lo básico para su funcionamiento. Larreta y Acuña deben garantizar el acceso a la educación de todos los niños y niñas de la ciudad y eso es lo que queremos con este proyecto”, sentenció.

Por último, la norma tiene como finalidad generar las condiciones materiales adecuadas para minimizar las posibilidades de contagio en el transcurso de las clases presenciales en instituciones escolares.