SE PROFUNDIZA LA GRIETA
15/04
Larreta disparó con dureza contra el Gobierno Nacional por las nuevas restricciones
El jefe de Gobierno porteño aseguró que la situación epidemiológica que se vive actualmente se debe a que el Ejecutivo nacional “no cumplió con la cantidad de vacunas que prometió”, exigió una reunión urgente con Alberto Fernández y defendió la presencialidad de las clases.
Tras las nuevas restricciones que impulsó el Gobierno Nacional para frenar la circulación del Covid 19, el jefe de Gobierno de la Ciudad, Horacio Rodríguez Larreta, se diferenció de Alberto Fernández y criticó con dureza su gestión, ya que advirtió que las nuevas medidas fueron tomadas de forma inconsulta y lo acusó de llevar al país a una delicada situación sanitaria por no “cumplir con la cantidad de vacunas que prometió”. 

Durante la conferencia de prensa que brindó este martes, el alcalde local advirtió que “el Gobierno nacional decidió romper el mecanismo del diálogo y consenso que veníamos sosteniendo hace más de un año. Quiero ser muy claro: no fuimos consultados sobre ninguna de las medidas que se tomaron” y remarcó que “es inexplicable que haya sido así, más cuando veníamos teniendo reuniones constantes para hablar de las medidas para frenar la suba de casos. Una pandemia como esta no admite la posibilidad de que un Presidente no coordine las acciones con un jefe de Gobierno o un Gobernador”. 

Asimismo afirmó que “esta no es la mejor manera de cuidar la salud y no alivia la angustia ni la incertidumbre, sino todo lo contrario. Creemos en el diálogo, en la cooperación de buena fe y en la planificación conjunta. Siempre van a contar conmigo y con nuestro equipo para eso” y señaló que “estamos preocupados por la situación actual y cuanto más preocupados estemos, más rigurosos tenemos que ser con las medidas y más tenemos que planificar con responsabilidad”. 

“Hace solo 6 días, en base a nuestros indicadores, consensuamos con el Gobierno nacional una serie de medidas que apuntaban a cuidar la salud, el trabajo, la educación, los deportes, los cultos y el resto de las actividades. Y armamos toda una planificación en función de eso”,  manifestó y recordó que “la Ministra de Salud de la Nación dijo que era pronto para evaluar el impacto de las decisiones del 9 de abril. No pasó ni una semana y quieren tirar por la borda la planificación que armamos en función de esas medidas que al día de hoy se están cumpliendo, en su mayoría”. 

Al mismo tiempo que precisó que “esto no se resuelve tomando decisiones sorpresivas e inconsultas, sino fortaleciendo el sistema de salud como hicimos desde el primer día. Con el sector privado estamos avanzando en la reprogramación de cirugías no urgentes para contar con la mayor cantidad de camas disponibles”. 

También se refirió a los dichos del presidente de la Nación acerca de que el sistema de salud se habría relajado, Larreta lanzó: “quiero aprovechar para agradecerle a todos los trabajadores y trabajadoras del sistema de salud, tanto público como privado, por el esfuerzo descomunal e incansable que vienen sosteniendo hace meses, sin relajarse un segundo” e insistió en que “esto no se resuelve con decisiones sorpresivas e inconsultas, sino avanzando con un plan de vacunación rápido y transparente, siguiendo estrictamente el orden de grupos de riesgo para que a todos les llegue su vacuna en el momento en el que corresponde, sin privilegios”. 

Además manifestó que “lamentablemente, en la Ciudad contamos con vacunas solo hasta mañana. El Gobierno nacional decide tomar medidas restrictivas, entre otras cosas, porque no cumplió con la cantidad que prometió. Y ahora que no pueden cumplir, decidieron cambiar la estrategia de compra”. 

En lo que respecta a las clases presenciales, el jefe de Gobierno porteño subrayó que está “totalmente en desacuerdo con la decisión del Gobierno nacional de cerrar las escuelas por dos semanas en esta situación epidemiológica. Sabemos el daño que producen las escuelas cerradas” y remarcó que “no hay razón sanitaria que justifique, en este momento, suspender las clases presenciales por dos semanas. En una medición que hicimos entre el 17 de marzo y el 12 de abril, lo confirmamos: menos del 1% del total de las personas que asisten a las escuelas dieron positivo”. 

“Vamos a presentar un amparo ante la Corte Suprema. Mi responsabilidad es hacer todo lo que esté a nuestro alcance para garantizar las clases presenciales. No podemos hipotecar el futuro de los chicos. Las aulas más peligrosas son las aulas cerradas”, completó.