ALIADOS
17/04
La UCR porteña se metió en la polémica por las clases y ratificó su apoyo a Larreta
La bancada conducida por María Inés Gorbea (UCR-Ev) rechazó la suspensión de las clases y manifestaron su preocupación por la implementación de las fuerzas de seguridad y el ejército para asegurar el cumplimiento de las medidas dictadas por el Gobierno Nacional.
Los diputados de la Unión Cívica Radical – Evolución (UCR-Ev) lanzaron un comunicado en el que expresaron su apoyo al jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, en medio de la puja con el Ejecutivo Nacional por la presencialidad de las clases y expresaron su “profunda preocupación por la utilización de las fuerzas federales de seguridad y el ejército para asegurar el efectivo cumplimiento de las medidas” dictadas por la gestión de Alberto Fernández. 

Es así que aseguraron que “para enfrentar una crisis de tal magnitud se requiere de consensos suficientes para transmitir confianza y tranquilidad a la población. Estas circunstancias se logran con el diálogo como herramienta principal y datos con evidencia científica”, aunque advirtieron que “el Gobierno nacional insiste en utilizar la improvisación para la toma de decisiones, y rompe los acuerdos federales a los que se había comprometido pocas horas antes de anunciar lo contrario. Lamentablemente habíamos sufrido una situación similar cuando decidieron avanzar sobre la coparticipación de la Ciudad”. 

Asimismo indicó que “la escuela debe ser siempre lo primero que se abre y lo último en cerrarse. Es la educación la que va a asegurar un futuro de progreso, desarrollo e igualdad de oportunidades para nuestros hijos e hijas. Es la escuela también un lugar irremplazable de sociabilización, de contención y de detección de vulneraciones sobre todo en los primeros años de formación de un niño” e insistieron en que “si bien puede darse el contexto en el que las clases presenciales tengan que suspenderse por un lapso lo más breve posible, consideramos que fue esta una medida apresurada, cuando los números demuestran que la escuela no es un foco de contagio. Las aulas no pueden cerrar al mismo tiempo que los bingos, casinos o shoppings”. 

Sobre esa misma línea, los radicales manifestaron que “ante el aumento de contagios suponíamos razonable la adopción de nuevas medidas. Somos conscientes de la necesidad permanente de adaptarnos al contexto que la emergencia provoca, pero las formas importan tanto como el fondo y la ley es el límite que los gobiernos tienen para gestionar, también en tiempos de pandemia”. 

“Es por eso que exhortamos al Gobierno nacional a recuperar la senda de la sensatez y abandonar la de la arbitrariedad, a construir escenarios de diálogo en vez de imponer su verdad relativa como única, y a trabajar para generar confianza, mucho más sólida para avanzar que infundir el temor”, pidieron los diputados. 

Al mismo tiempo que se mostraron a favor del amparo que presentó la Ciudad de Buenos Aires ante la Corte Suprema de Justicia para mantener la presencialidad de las clases. “Desde 1994 la Ciudad es autónoma, y que desde el año 2016 asumió la responsabilidad de garantizar la seguridad de quienes habitan, trabajan y visitan este territorio. El Estado de sitio, llamado eufemísticamente, ‘asistencia sanitaria’, sólo puede ser impuesto ‘en caso de conmoción interior o de ataque exterior que pongan en peligro el ejercicio de esta Constitución y de las autoridades creadas por ella’ (artículo 23 de la CN), y en este caso además de no reunirse las circunstancias requeridas, el presidente adolece de atribuciones suficientes para disponer la presencia del ejército en las calles de la Ciudad”, advirtieron. 

“Sólo un abordaje agrietado, al margen de la ley y con las prioridades equivocadas, puede abrir los cuarteles y cerrar las aulas”, sentenciaron.