04/05
Pérez Esquivel le pidió a Larreta que suspenda las clases presenciales
El premio Nobel de la Paz lanzó una carta abierta al jefe de Gobierno de la Ciudad en la que le solicitó que suspenda la presencialidad de las clases y consideró que “los niños no pueden ser jamás rehenes de situaciones políticas por ningún partido político”.
A la espera de que la Corte Suprema de Justicia resuelva el conflicto entre Nación y la Ciudad por la presencialidad de las clases, el premio Nobel de la Paz y titular del Servicio de Paz y Justicia (Serpaj), Adolfo Pérez Esquivel, lanzó una carta abierta al jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, en la que le pidió que no ponga de “rehén” a los chicos y suspenda la permanencia en las aulas hasta que la situación epidemiológica esté controlada. 

En la misiva, el defensor de los Derechos Humanos manifestó que “envío esta carta preocupado por la decisión de tu Gobierno de la Ciudad de no sumarte a la decisión del Gobierno nacional de suspender las clases por la grave situación que afecta a los niños; basta tener en cuenta las declaraciones de los médicos y médicas de los hospitales de niños, colapsados”. 

“Bien sabes que tenemos que apoyarnos unos a otros/as, nadie se salva solo/a; tenemos que tener la capacidad solidaria de saber que nuestra actitud tiene incidencia en los demás, en especial por aquellos que están frente a decisiones políticas de gobierno, como es tu caso”, añadió y remarcó que “no es posible someter a las familias y principalmente a los niños/as obligándoles a las clases presenciales, cuando hay métodos, formas educativas que frente a la pandemia es necesario poner en práctica”. 

Al mismo tiempo que le aseguró a Larreta que “obligar a los docentes a dar clases presenciales, muchos sin haber recibido la vacuna, es exponerlos a posible contagio en las escuelas” y consideró que “los niños no pueden ser jamás rehenes de situaciones políticas por ningún partido político. Debemos proteger sus vidas y la de sus familias como de todo el pueblo”. 

Además remarcó que “veíamos con esperanza el diálogo establecido entre el Gobierno de la ciudad de Buenos Aires con el Gobierno nacional y los demás gobernadores” y precisó que “la riqueza de los pueblos es la unidad en la diversidad. Hay momentos como este, en el que se debe sumar voluntades en búsqueda de la Paz”. 

“No como la ausencia del conflicto, la Paz se construye en establecer relaciones entre las personas y el pueblo en bien de nuestra casa común, como bien lo señala el Papa Francisco”, agregó y concluyó pidiéndole a Larreta que tome “esta carta como un aporte en buscar caminos de unidad, en la construcción de un nuevo amanecer. Estamos al fin de una etapa de la humanidad y no podemos retroceder y repetir los mismos errores”.