PROYECTO
16/06
Vuelven a pedir la reconversión del centro porteño en la post pandemia
Se trata de una medida impulsada por el legislador del FdT Manuel Socías, a través de la cual buscará reconvertir las oficinas vacías del microcentro de la Ciudad en viviendas para la clase media.
Atento a lo que será la reconversión del microcentro porteño una vez que pase la pandemia del Covid 19, el legislador del Frente de Todos (FdT) Manuel Socías impulsó en la Legislatura de la Ciudad un proyecto de ley para que modificar las oficinas vacías para que sean viviendas destinadas a la clase media. 

En ese sentido, presentó esta semana una propuesta para la transformación de las oficinas del centro de la Ciudad, que quedaron vacías ante el aumento del teletrabajo desde el comienzo de la pandemia. “Tenemos una propuesta concreta, realista y viable”, afirmó e insistió en que “el centro de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires tiene un importantísimo valor patrimonial e identitario -y, por tanto, turístico-. Conviven allí actividades comerciales y financieras muy importantes para el desarrollo económico. Pero, los usos casi exclusivos convierten al centro en una zona prácticamente desértica luego de los horarios laborales”.

La propuesta consiste en planificar una nueva dinámica urbana para el centro de la ciudad que sea integradora, accesible y sustentable, lo que requiere tener en cuenta aspectos como la oferta de vivienda, la diversidad comercial y un diseño de espacio público acorde con los diferentes usos que convivirán. El proyecto busca acompañar la reconversión de oficinas vacías en viviendas accesibles para los sectores medios y generar así un stock de 3.000 nuevas viviendas destinadas exclusivamente al alquiler residencial, “bajo reglas claras que protejan en serio a los inquilinos y brinden seguridad a los propietarios”.

A través de un fondo creado con recursos de la Ciudad, los propietarios de oficinas podrán acceder a créditos a tasa subsidiada para realizar arreglos y modificaciones en los inmuebles y convertirlos en viviendas, las cuales ingresarán a un mercado de alquiler totalmente formal, cumpliendo con la Ley de Alquileres. 

El costo de los alquileres no podrá superar el 80% del valor del mercado y el Estado actuará como garante ante eventuales morosidades. Tanto el dominio del inmueble como la renta que producen los alquileres quedarán en manos del propietario, pero las viviendas no podrán destinarse a otros usos ni venderse hasta que se devuelva el préstamo y se cumplan dos contratos de alquiler (seis años). En caso de que el propietario decida vender o destinar la propiedad a otro uso que no sea el residencial, deberá pagar penalidades y devolver anticipadamente el crédito recibido.

El proyecto también prevé fomentar la radicación o retención de comercios de cercanía. De esta manera, la propuesta también incluye beneficios como la eximición del pago de ABL e Ingresos Brutos para los comercios orientados a satisfacer las necesidades cotidianas de los nuevos residentes.

Las unidades que se reconviertan en viviendas deberán garantizar la accesibilidad por parte de las personas con discapacidad y se establecerán pautas para evitar el hacinamiento. “La calidad habitacional es también un objetivo de esta propuesta”, explicó Socías.
El proyecto destaca la enorme infraestructura de movilidad urbana que posee el centro, donde todos los modos de transporte tienen incidencia: bicicletas, colectivos, trenes, subtes, autopistas. Incluso las peatonalizaciones y tendidos de ciclovías realizados en el microcentro lo convirtieron en una zona ideal para la movilidad sustentable lo que es “un buen comienzo para pensar que el centro puede ser, también, un área residencial”.

En definitiva, la propuesta provee al centro de una nueva vitalidad y evita que se siga degradando, al mismo tiempo que garantiza el acceso a una vivienda digna para sectores de clase media mediante un régimen de alquiler equilibrado y accesible.

“La situación actual en la que se encuentra el centro porteño requiere de una intervención del Estado que esté a la altura de la crisis desatada por la pandemia, brinde respuestas a los distintos actores afectados y asuma su rol como principal responsable del desarrollo urbano de la Ciudad”, sentenció Socías.