POLEMICA
17/06
Amor avaló el reclamo contra las torres en Parque Chacabuco
El defensor del Pueblo porteó emitió una serie de recomendaciones dirigidas al Gobierno de la Ciudad a favor del reclamo vecinal.
Luego de evaluar el reclamo presentado por el colectivo “Parque Chacabuco No a las Torres” y de analizar la normativa vigente, el defensor del Pueblo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Alejandro Amor, emitió una serie de recomendaciones dirigidas al Gobierno de Horacio Rodríguez Larreta a favor del reclamo vecinal.

Cabe recordar que desde principio de año, vecinos de Parque Chacabuco se encuentran movilizados ante la amenaza de construcción de cuatro edificios de gran altura en una zona de casas bajas. Se trata de tres construcciones de 12 pisos y una de 21 pisos, que exceden los 11,20 metros de altura máxima edificable que permite el Código Urbanístico aprobado en 2018.

De concretarse, estas edificaciones modificarán irreversiblemente la fisonomía de la zona, afectarán la prestación de servicios con consecuencias como cortes de luz, menor presión de agua y desbordes cloacales. Las casas aledañas perderán privacidad y luz natural y el servicio de transporte, que ya es deficitario, se verá aún más colapsado.

Por todo ello, en el mes de enero, desde el colectivo barrial se presentó un reclamo ante el Defensor del Pueblo, con un centenar y medio de adhesiones. En el escrito enviado se detallaron las irregularidades que se desprenden de los expedientes de los lotes en cuestión y se convocó al defensor a investigar y tomar actuación en la protección de la identidad patrimonial y cultural del barrio y de los derechos colectivos de sus habitantes a un ambiente sano y a la prestación adecuada de los servicios públicos.

Luego de haber analizado la información y la normativa vigente, el organismo emitió una serie de recomendaciones al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, que tendrá 30 días para dar una respuesta.

En el documento, la Defensoría del Pueblo declara que entiende que las obras denunciadas, de ejecutarse tal como fueron aprobadas, generarán un considerable impacto negativo en la zona de emplazamiento y producirán daños ambientales a sus linderos y vecinos/as dado que alterarán significativamente las condiciones de habitabilidad, además de resultar contradictorias con la normativa vigente desde el año 2018. En este sentido, recomienda al GCBA la revisión de los proyectos aprobados para los predios en cuestión.