BAJO LA LUPA
24/06
Vecinos de Boedo volvieron a expresar su rechazo al nuevo estadio de San Lorenzo
Se trata de la organización vecinal “Vecinos Unidos por Boedo”, quienes reclaman que en el predio de Av. La Plata 1600 se construya un gran espacio verde.
A pesar de que el proyecto se encuentra frenado en la Legislatura de la Ciudad, la organización vecinal “Vecinos Unidos por Boedo” volvió a manifestar su expreso rechazo a la construcción del nuevo estado del club San Lorenzo de Almagro en el predio ubicado en Av. La Plata 1600 e insistieron con su iniciativa para que allí se desarrolle un gran espacio verde. 

La agrupación vecinal indicó que “en 2012, el club obtuvo en menos de una hora de tratamiento parlamentario la llamada ‘Restitución Histórica’ por la cual recuperó parte del predio que había vendido en Av. La Plata al 1700; la parcela restante continúa ocupada por un Complejo Urbanístico de dos torres de 20 pisos con, 800 departamentos” y precisó que “luego de haber obtenido dicha Restitución, en 2019 y 2020 se presentaron dos proyectos de Ley de rezonificación del predio, cuya sanción habilitaría al Club a construir un ‘segundo Estadio’. Sí, por si no se entiende, otro Estadio más, que se agregaría al que tiene a menos de veinte cuadras, en el Bajo Flores”.
 
“La Ley de rezonificación fue aprobada en primera lectura en noviembre de 2019, y CASLA actualmente está a la espera de una resolución favorable de la ley en cuestión, en segunda lectura”, sostuvieron en una misiva que publicaron en El Grito del Sur y destacaron que “esta es la problemática que desde hace años crea incertidumbre y angustia a los vecinos que han adoptado a Boedo como su barrio, algunos que se instalaron hace más 40 años, cuando no existía una cancha”. 

En cuanto a los motivos por los que se oponen a la creación de este nuevo estadio, los vecinos indicaron que si bien celebran “la recuperación del predio por parte del Club San Lorenzo de Almagro. Lo que rechazamos categóricamente es la instalación de un Megaestadio para fútbol y recitales” y consideraron que “un Estadio de esas características cambiaría totalmente la fisonomía del barrio y alteraría la calidad de vida en la Comuna 5 así como, la de las comunas aledañas: Caballito, Parque Chacabuco, Balvanera y Pompeya”. 

Además explicaron que “semejante proyecto ocasionaría además, un daño ambiental, económico y social enorme que incluiría: colapso de tránsito y de medios de transporte, excesiva circulación de personas, corte de calles y barrio sitiado en cada evento, impacto sonoro con decibeles muy por encima de los topes aceptables para el descanso y una vida saludable, impacto en los servicios de recolección de residuos y limpieza del barrio, afectación del asoleamiento de las viviendas linderas al mega-estadio durante el día e impacto lumínico interfiriendo con el descanso de los vecinos durante las noches y los fines de semana”. 

“Además de inseguridad, violencia de barras del fútbol, consumo de drogas y alcohol e invasión del espacio público. Al respecto, pueden tomarse como referencia las denuncias de los vecinos de Villa Crespo con relación al Movistar Arena que tiene una capacidad entre 3 y 4 veces menor a la iniciativa en cuestión (16.000 personas) y es un estadio cubierto”, advirtieron y afirmaron que “se trata de un proyecto totalmente desconectado del barrio, no inclusivo, e impuesto sin consultar a los vecinos realmente afectados, que queremos un barrio caminable, verde y tranquilo”. 

Al mismo tiempo que concluyeron señalando que “el GCBA recientemente se ha integrado al movimiento de la ciudad de los 15 minutos, y en su sitio web dice que trabaja en un proyecto de reducción de emisiones de carbono del 50% para el 2030. La propuesta de CASLA no tiene en cuenta conceptos como el calentamiento global, huella de carbono, ni huella hídrica y mucho menos los efectos de la pandemia respecto de la aglomeración de personas y sus riesgos sanitarios”.