CONFLICTO EN PUERTA
20/07
Acuña ratificó la presencialidad total y los docentes van al paro
La ministra de Educación porteña explicó que a partir de agosto buscarán recuperar horas de clases y desde los gremios docentes convocaron a un paro para después del receso invernal, dado a que consideraron que no están dadas las condiciones para la presencialidad total.
A raíz de los últimos anuncios del jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, acerca de flexibilizaciones de la pandemia, la ministra de Educación porteña, Soledad Acuña, ratificó el retorno a la presencialidad total en las escuelas del distrito. No obstante, esto profundizó el conflicto con los docentes, quienes ya convocaron a un paro para el próximo 2 de agosto.
 
En ese sentido, la funcionaria explicó que esta “es una de las noticias que más alegría nos dio transmitir. Es algo que venimos trabajando hace tiempo. Obviamente vamos a seguir con las medidas de cuidado” e indicó que “las burbujas con el curso completo, ventilación e higiene, pero recuperamos horas de clase. El foco es sumar más horas de clases para los chicos”. 

El plan de regreso será en burbujas que abarcarán a la clase completa de alumnos y se aplicará en etapas entre el 4 y el 23 de agosto próximos, después del receso escolar por las vacaciones de invierno y comenzando por los alumnos secundarios. “A lo largo de todo agosto los chicos van a volver en forma gradual, empezando con los más grandes de la secundaria, que fueron quienes más resignaron su presencialidad cuando hubo que restringir”, señaló en diálogo con radio La Red. 

Frente a la pregunta de si se iba a computar la falta de quienes no quisieran asistir presencialmente, la ministra porteña indicó que "la educación siempre fue obligatoria" y que "se trabaja con las familias sobre la importancia de mantener la presencialidad".

A pesar de la intención del Ejecutivo, los docentes de la Ciudad convocaron al paro ya que “una vez más, sin tener en cuenta los datos epidemiológicos ni de infraestructura, Rodríguez Larreta anunció la vuelta a la presencialidad en las escuelas porteñas a partir de agosto eliminando el distanciamiento y el esquema de burbujas, elementos básicos de cuidado en el contexto de pandemia que fueron establecidos por los propios protocolos del Ministerio de Salud de la Ciudad”. 

Al mismo tiempo que señalaron que “en un contexto de alrededor de 800 casos diarios, concentrar a 30 o 40 estudiantes en un aula constituye a todas  luces una política absolutamente criminal” e insistieron en que “la gran mayoría de la docencia sólo tiene la primera dosis de la vacuna, y a esto se suma que los estudiantes no lo están, y aunque así fuera, la vacunación no elimina la circulación comunitaria del virus. Como está ocurriendo actualmente en Europa, el desarrollo de nuevas cepas y las políticas aperturistas lo que único que generan son rebrotes que nos retrotraen a situaciones de mayores niveles de contagio y el necesario cierre de actividades”. 

WMientras desde el discurso le agradece a la docencia y la comunidad educativa, en la realidad no destina presupuesto a la infraestructura escolar, ni a la educación pública en general. Es decir, hablan de presencialidad completa, en aulas que ya veníamos denunciando estaban hacinadas, y sin ninguna readecuación, con sistemas de calefacción que no funcionan,  falta de insumos y personal auxiliar de limpieza”, sentenciaron.