PROYECTO
21/07
La Ciudad avanza con la creación de su primer barrio cerrado
El jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, presentó en la Legislatura porteña un proyecto de ley que permitirá que se construyan edificios en la Costanera Sur, en donde está ubicada la ex ciudad deportiva de Boca Juniors.
El jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, impulsó en la Legislatura porteña una iniciativa de ley que prevé avanzar con la ratificación construcción de edificios en la Costanera Sur, en el predio de la ex Ciudad Deportiva Boca Juniors; en caso de que eso suceda, se consolidaría la creación del primer barrio privado del distrito. 

El convenio llegó a la Legislatura pocas semanas después de que la Casa aprobara una serie de modificaciones a la Ley de Catastro. En aquella ocasión, los legisladores del Frente de Todos (FdT) advirtieron que estos cambios permitirían la creación de estos barrios en la Ciudad, algo que el oficialismo porteño negó en reiteradas ocasiones. 

El  proyecto contempla un acuerdo entre la administración porteña y el privado, dueño del predio de 71 hectáreas, para cambiar la actual normativa que rige en los terrenos -que solo permite la actividad deportiva- para habilitar nuevos usos del suelo como los de viviendas y comercios.

Además a modo de contraprestación por la reforma a cargo de la Legislatura, IRSA cederá a la Ciudad 41 hectáreas que serán destinadas a un espacio de acceso público y cuyo mantenimiento estará a cargo de la empresa por diez años, según se desprende del convenio.

Al respecto de este avance del Gobierno porteño, el diputado Matías Barroetaveña señaló que “este nuevo intento de privatizar el acceso a la costanera es inconstitucional e ilegal; viola el artículo 8 de la constitución que garantiza el uso público de la costanera y la ley del Plan Urbano ambiental que prohíbe los barrios cerrados” y agregó que este nuevo proyecto camuflado “permite que un privado multiplique a miles de millones de dólares una inversión, modificando un uso deportivo”.

Al mismo tiempo que planteó que “el objetivo es consolidar el modelo de Larreta de priorizar la construcción de grandes torres, de 45 pisos en este caso, cuyos destinatarios son los especuladores inmobiliarios, y que como ya sabemos, luego quedarán vacías, mientras que más de la mitad de porteñas y porteñas tienen problema para acceder a una vivienda digna”. 

“Nos vamos a oponer y esperamos que la movilización de la opinión pública los haga retroceder como lo ha hecho hasta el momento con la venta de la costanera en costa salguero”, concluyó Barroetaveña.