PREOCUPACION
09/08
Por la presencialidad de las clases, gremios docentes exigen una reunión con Quirós
Los trabajadores de la educación convocaron a un paro por 24 horas para exigir que se mantenga el distanciamiento social dentro de las aulas dado a que consideraron que esto “pone en riesgo a la comunidad educativa”.
En medio de la implementación del plan para retomar la presencialidad total de las clases, el gremio docente Ademys convocó a un paro por 24 horas para exigir que se mantenga el distanciamiento en las aulas y exigieron una reunión urgente con el ministro de Salud de la Ciudad de Buenos Aires, Fernán Quirós. 

Los docentes encabezaron una conferencia de prensa frente al Ministerio de Salud porteño, en el que advirtieron que la eliminación de la distancia social en las aulas “pone en riesgo a niños, adolescentes y al conjunto de la comunidad educativa en momentos en que se enciende la alerta por la presencia de la variante Delta”. 

Además emitieron un duro comunicado en el que recordaron las dificultades que presentaron los colegios para poder aplicar los protocolos. “Como hemos sostenido reiteradas veces, los protocolos han sido inaplicables durante el primer cuatrimestre del año: termómetros que no funcionan, problemas de infraestructura, falta de agua, falta de insumos, falta de elementos y personal de limpieza. Es completamente imposible cumplir con ese protocolo con el total de la matrícula en la escuela. Además, en el escenario de que en la burbuja –ahora el grado o curso completo- haya un caso sospechoso o confirmado positivo, deberá aislarse a la totalidad de los estudiantes”, sentenciaron. 

El comunicado completo

Como si la pandemia hubiera terminado, Larreta elimina el distanciamiento en las escuelas.
Desde el sindicato docente Ademys expresamos nuestro total desacuerdo con la medida dispuesta por el gobierno de Horacio Rodríguez Larreta que estableció la vuelta a la presencialidad en las escuelas eliminando las burbujas y el distanciamiento de 1,5 metros entre los estudiantes.

En momentos en que se encienden las alarmas en todo el país por la circulación comunitaria de la variante Delta, el Gobierno porteño define esta vuelta como si la pandemia hubiera mágicamente desaparecido y el riesgo de contagios y muerte hubiera terminado.

Sin presentar ninguna evidencia ni datos científicos que lo avalen, sin ningún argumento médico o sanitario que lo fundamente y a contramano de todas las políticas de cuidado que se desarrollan en el resto de las jurisdicciones del país –excepto Mendoza- y los demás países del mundo, el gobierno de Larreta, Acuña y Quirós han definido la vuelta a las aulas del total de estudiantes. Esto significa romper totalmente con los protocolos y pautas vigentes de cuidado a nivel mundial: significa juntar en un aula a 30 o 40 estudiantes durante al menos 4 horas diarias, eliminando la restricción de 1,5 metros de distanciamiento físico dentro del aula.

Como hemos sostenido reiteradas veces, los protocolos han sido inaplicables durante el primer cuatrimestre del año: termómetros que no funcionan, problemas de infraestructura, falta de agua, falta de insumos, falta de elementos y personal de limpieza. Es completamente imposible cumplir con ese protocolo con el total de la matrícula en la escuela. Además, en el escenario de que en la burbuja –ahora el grado o curso completo- haya un caso sospechoso o confirmado positivo, deberá aislarse a la totalidad de los estudiantes. ¿Cuánto se tardará en que la mitad o más de las escuelas estén nuevamente vacías por estas situaciones?

Pero además, desde Ademys expresamos que el gobierno plantea un escenario pre pandemia que es absolutamente irreal y no responde a ninguna evidencia científica. Con un promedio de 700 casos diarios en la Ciudad, estamos muy por encima de los niveles establecidos por las instituciones y organizaciones de salud como aceptables para la reapertura de escuelas. En este sentido, la propaganda oficial, que responde más a una propaganda electoral que a una realidad, pone en riesgo real al conjunto de la población y es completamente irresponsable. ¿En qué país del mundo se volvió a las escuelas levantando el distanciamiento y concentrando 40 estudiantes en un aula?

Si se observa lo que está ocurriendo en Inglaterra, donde a pesar de que el 70% de la población tiene las dos dosis de la vacuna, la política de apertura total del gobierno llevó a una situación de escalada de contagios que generó supermercados semivacíos, más de medio millón de trabajadores en aislamiento, la mitad de estudiantes secundarios confinados en sus hogares, ese pretendido retorno a la normalidad se mostró completamente impracticable y ha generado graves consecuencias, que no se miden sólo en el número de fallecimientos, lo que no tenemos que naturalizar.