CONTROVERSIAL PROYECTO
10/08
Santoro y Reyes mantuvieron un duro cruce tuitero por el convenio con IRSA
Mientras el precandidato a diputado nacional aseguró que la Legislatura de la Ciudad es la “inmobiliaria de Larreta”, el oficialista advirtió que se están recuperando 50 hectáreas en la Costanera Sur para crear un parque público.
A pesar de que el proyecto fue reservado tras una determinación judicial que exigía un estudio de impacto ambiental, el convenio entre el Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires e IRSA sigue generando controversia. Tan es así que el legislador porteño de Vamos Juntos Hernán Reyes y el precandidato a diputado nacional por el Frente de Todos (FdT), Leandro Santoro, mantuvieron un duro cruce tuitero al respecto. 

Es que el oficialista se hizo eco de unas declaraciones de Santoro en C5N, donde aseveraba que “hace unas semanas entro en la Legislatura porteña un proyecto para cambiar la zonificación de unos terrenos que eran de la vieja ciudad deportiva de Boca. IRSA compra esos terrenos en 1995, ahora está tratando de cambiar la normativa para poder construir en altura. Durante 25 años, Lilita Carrió dijo que este proyecto no lo quería y se frenó, ahora –según el diario La Nación- lo autoriza”. 

A raíz de estos dichos, Reyes –que responde a la propia Carrió- manifestó que “lamentablemente Santoro se olvida que esas tierras son privadas, porque primero el ex senador Menem, del FdT, habilitó la construcción y autorizó su venta y luego su compañero de lista, Carlos Heller las vendió como vice de Boca” y remarcó que en “conclusión, los super amigos de lo público, vendieron las 70 hectáreas. Por el contrario, nosotros estamos recuperando 50 de ellas y vamos a hacer un parque 100% público. Esto es lo que está en debate”. 

“IRSA vino en varias oportunidades a la Legislatura con pésimos proyectos urbanos y pocos beneficios para la Ciudad. Este proyecto es diferente”, continuó y concluyó aseverando que “ahora, se obliga a ceder 50 hectáreas y se hace cargo de la construcción del parque por U$S 40 millones, más $2.300 millones para el Fondo de innovación tecnológica, más $3.200 millones para el Fondo de desarrollo urbano sostenible, más el cargo de mantener el parque por 10 años”.
 
En tanto Santoro afirmó que “IRSA compra un terreno barato porque la norma le pone límites a la constructividad. Pasa el tiempo y consigue que la Legislatura debata el cambio de norma” e indicó que “el terreno pasa a valer U$S 1600 millones más y las acciones de IRSA suben un 28%. ¿Cómo se llama la obra? Larreta inmobiliaria”. 

“En esta empresa constructora (repleta de filántropos) trabajaba el hermano de Larreta. No entiendo porque las sospechas de algo turbio...”, completó.