LOS NEGOCIOS DE LARRETA
01/10
Con conflictos dentro del oficialismo, el Gobierno logró aprobar once convenios urbanísticos
De esta manera se permitirá la construcción de torres en distintos barrios de la Ciudad a cambio de una contraprestación económica en transferencias, las cuales se utilizarán para la recuperación del micro y macro centro.
En medio de una fuerte discusión hacia el interior del oficialismo porteño que llevaron a que la UCR y la Coalición Cívica no acompañaran varios convenios, la Legislatura de la Ciudad logró aprobar once convenios urbanísticos de los 16 que tenía previsto poner en debate durante su última sesión ordinaria. 

Los acuerdos obtuvieron 33 votos positivos de Vamos Juntos, UCR, GEN y Socialismo; 18 negativos del Frente de Todos, el Frente de Izquierda y Autodeterminación y Libertad, y cinco abstenciones de la Coalición Cívica. No obstante, al tratarse de una norma de doble lectura, aún deben pasar por una audiencia pública y luego volver a ser remitidos al recinto.

La rebelión hacía el interior del oficialismo porteño tuvo que ver con que el radicalismo había solicitado mayor información al respecto de los convenios, algo que no les fue otorgado. Ante esta situación, la UCR logró ponerle un freno al convenio que buscaba avanzar con una nueva construcción en un Área de Protección Histórica del microcentro porteño, lindante a una iglesia y el monasterio de Santa Catalina construidos en 1745.

Los convenios urbanísticos plantean, en su mayoría, la autorización a realizar cambios a la normativa actual que rige sobre esos predios para permitir construcciones de mayor altura y, por su parte, el privado entrega una contraprestación monetaria al Estado que será reinvertida en la recuperación del micro y macro centro. 

En la mayoría de estos convenios, y a cambio de ampliar la capacidad constructiva de los terrenos, el Gobierno de la Ciudad exige a las empresas que una parte de la parcela permanezca como "suelo absorbente" o, en su defecto, que tenga un "techo verde".

Al respecto de los convenios recientemente aprobados, el legislador del Frente de Todos (FdT) Matías Barroetaveña consideró que “estos convenios son excepciones a la carta que profundizan este proceso aumentando el valor del metro cuadrado en función de la especulación inmobiliaria, alejando la posibilidad de acceder a la vivienda y aumentando los alquileres” y destacó que “luego de vender más de 500 hectáreas de tierras públicas ahora venden el aire duplicando la posibilidad de construir”. 

 “Estos convenios impactan también en la calidad del ambiente complicando la mitigación del cambio climático generando mayor efecto de isla de calor”, señaló. 

Mientras que el presidente de la Comisión de Planeamiento Urbano, Daniel Del Sol (VJ), indicó que "los convenios urbanísticos en cuestión representan seis mil puestos de trabajo, una reactivación del sector de la construcción y la modernización del tejido urbano-económico de la Ciudad" y concluyó aseverando que “las contraprestaciones propuestas tienen como primer y único objetivo mejorar la calidad de vida de todos los porteños que la habitamos, incluso para aquellos que la visitan la Ciudad día a día o que por alguna razón transitan en ella". 

Los once predios contemplados en los convenios en los que se construirán torres están ubicados en Campichuelo 644, San Juan 2502, Amenábar 1501, Díaz Vélez y Virasoro, Lafinur 3126, 11 de Septiembre 1535, Corrientes 3410, Corrientes 5761, Del Libertador 5723, Arcos 3631 y Arcos 1865.