NúMEROS
07/10
Inflación en tiempos de campaña: la piedra en el zapato para el gobierno
La economía y más precisamente la inflación se encuentra en el podio de las principales preocupaciones de los ciudadanos. "El voto con el bolsillo" significó un cimbronazo sin precedentes para el gobierno, que junto a otras acciones degradaron la imagen y la gestión presidencial.
Según el último trabajo realizado por la consultora Zubán - Córdoba, la gestión económica de Alberto Fernández y Martín Guzmán, pesó en la derrota del Frente de Todos a nivel nacional en un 81,5%, a esta variable también se añade el incremento de la pobreza entre otros puntos.

Cabe recordar que el nivel general del Índice de precios al consumidor (IPC) representativo del total de hogares del país registró en agosto una variación de 2,5% con relación al mes anterior y un aumento interanual de 51,4%. En este sentido y a poco menos de una semana de conocerse el nuevo informe del INDEC, los datos no son alentadores para los principales consultores económicos que en líneas generales pronostican una inflación cercana a los 2,8%. Un número elevado para los cálculos del gobierno. 

Sobre este punto el economista  y profesor universitario Fausto Spotorno dialogó con La Tecla y afirmó que "desde el punto de vista económico estamos viendo problemas que no están siendo fáciles de resolver al gobierno como la inflación que no está logrando bajarla. Los acuerdos de precios quedaron completamente desenfocados, porque no hay ninguna credibilidad en el mercado que se puede bajar la inflación y controlar el tipo de cambio. Al no haber credibilidad, es difícil convencer a los operadores para sostener un acuerdo de precios".
 
En esta misma línea sostuvo que "la falta de un programa económico y de pensar un poco más allá de las elecciones, afecta mucho a la economía y se transforma en un círculo vicioso donde se quiere ganar con medidas electorales a corto plazo que afectan la macro y lo mismo pasa con el dolar, que al querer mantenerlo estable se pierden reservas".

En referencia al escenario posterior a las elecciones del 14 de noviembre, el economista puntualizó que "después de las elecciones todo el mundo comienza a pensar que se tienen que tomar medidas un poco más serias sobre la economía que involucren al acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, entre otros puntos".

"La paradoja de todo esto es que el camino para mejorar la economía preelectoral debe ser comenzar a contar qué se va a hacer después de las elecciones, pero si eso sucede no se gana y eso es una paradoja particular para el gobierno"