ELECCIONES 2021
14/10
Los candidatos a diputados nacionales se cruzaron en un debate televisivo
Participaron Leandro Santoro (FdT), Myriam Bregman (FIT), María Eugenia Vidal (JxC) y Javier Mieli (LA), quienes debatieron sobre calidad institucional, seguridad y justicia, entre otros puntos. Las chicanas y gritos entre los cuatro candidatos estuvieron a la orden del día. Los detalles del debate en esta nota.
La campaña electoral rumbo a los comicios del próximo 14 de noviembre va levantando temperatura y cuatro de los candidatos a diputados nacionales por la Ciudad Autónoma de Buenos Aires se trenzaron en un intenso debate, en el que además del tratamiento de diversos tópicos de interés para la sociedad hubo fuertes chicanas y gritos. 

El debate fue organizado por el programa a “A dos voces” de TN y fue moderado por el periodista Marcelo Bonelli, allí los candidatos debatieron acerca de tres grandes bloques temáticos: calidad institucional, seguridad y justicia; política sanitaria en pandemia, y economía educación y trabajo. 

Participaron Leandro Santoro (FdT), Myriam Bregman (FIT), María Eugenia Vidal (JxC) y Javier Mieli (LA); mientras que el candidato a diputado de Autodeterminación y Libertad (AyL), Luis Zámora, decidió no participar del mismo dado a que no estaba de acuerdo con quien moderaría el debate. 

Desde un primer momento el debate fue picante y tenso, de hecho Bregman y Santoro se cruzaron en reiteradas oportunidades con Milei, quien los interrumpía a los gritos y evitaba seguir las reglas del debate, ya que también evitaba hacerle preguntas a los otros candidatos. 

En ese contexto, el candidato del Frente de Todos apuntó con dureza contra Juntos por el Cambio y exigió hablar “de calidad institucional, mirá lo que pasó la semana pasada: se iba a votar la ley de etiquetado frontal y los diputados de JxC, en lugar de dar quórum para una ley que habían votado en el Senado, prefirieron generarle un daño político al Gobierno”. 

A su vez, en otro momento de su intervención, Santoro cuestionó las políticas del jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, ya que se preguntó si "¿alguno recuerda alguna política pública durante la pandemia del jefe de gobierno? La respuesta es no. Mientras el gobierno nacional sí invirtió en la Ciudad" y destacó algunas falencias en materia de educación: “desde que el macrismo gobierna la Ciudad, todos los años faltan 20 mil vacantes. Y aunque parezca increíble, su insensibilidad es tan grande que llegaron a proponer el cierre de 14 escuelas nocturnas”, aseveró. 

También aprovechó la ocasión para revalorizar la gestión del presidente Alberto Fernández, al afirmar que “recibimos un país sin Ministerio de Salud. Recuperamos el sistema sanitario, construimos 12 hospitales modulares en tiempo récord, aumentamos un 47% las camas de terapia intensiva. Hoy el 52% de la población ya tiene el esquema de vacunación completo”.

Por su parte Vidal, que se mostró más moderada y contó con la ventaja de que Bregman y Santoro confrontaron con Milei, recordó que “el 12 de septiembre, 9 millones de personas nos dieron una tarea: construir una mayoría en el Congreso que le diga 'basta' al Gobierno” y consideró que “pelear contra los privilegios es pelear contra el sistema: es eliminar la jubilación de privilegio de la política, como lo hice en la Provincia. Es lograr que los barones del conurbano no puedan quedarse 25 años en el poder”.

Asimismo lanzó duras críticas contra el Gobierno Nacional por los traspiés que tuvo a lo largo de la gestión de la pandemia. "La principal política sanitaria del Gobierno nacional en pandemia fue la improvisación", aseveró. 



En tanto Javier Mieli fue el más desorganizado de todos los candidatos, dado a que en reiterados momentos interrumpía a los gritos y provocó que en algunas ocasiones tuviesen que cerrarle el micrófono. "Sí, grito mucho. Pero porque estoy cansado de la casta política. Sí, soy peligroso. Soy peligroso para la casta política", aseveró y remarcó que está “cansado de la casta política que día a día nos está robando el futuro. Si seguimos así en 50 años vamos a ser la villa miseria más grande del mundo”.

Además precisó que “la República está quebrada y acabada" y cargó con dureza contra el resto de los candidatos: “todos ellos adhieren a una idea de 'donde hay una necesidad hay un derecho', pero las necesidades son infinitas y si crean un derecho alguien lo tiene que pagar y los recursos son finitos y derivan en crisis fiscales", sentenció. 

Finalmente, la candidata a diputada nacional por el Frente de Izquierda explicó que “cuando Milei habla contra la casta, lo hace para distraer, para encubrir al poder económico, porque es su empleado. Ninguna de las fuerzas acá presentes se quiere meter con los verdaderos dueños del país que se fugan la plata afuera" e indicó que el libertario “se rodea de genocidas y dice que a los zurdos los van a correr”.

Por otra parte se refirió a los problemas económicos que atraviesa la Argentina y la necesidad de generar empleo genuino. "Seamos claros, la economía argentina tiene una soga al cuello que se llama FMI, deuda externa, fuga de capitales, servicios privatizados", añadió y concluyó proponiendo “reducir la jornada laboral a 6 horas en grandes empresas podría crear 900.000 puestos".