POLEMICA
18/10
El arco político de la Ciudad rechazó la vandalización del homenaje a los muertos por Covid 19
Los incidentes ocurrieron durante la movilización a Plaza de Mayo por el Día de la Lealtad Peronista. “Esto traspasó todos los límites. El respeto tiene que ser la base de toda sociedad”, aseguró Larreta.
Todo el arco político de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires expresó su completo rechazo y repudio a la vandalización, por parte de un grupo de militantes que celebraban el Día de la Lealtad Peronista, al monumento a las víctimas del coronavirus que se había levantado  en Plaza de Mayo. 

En ese sentido el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, aseguró que “lo que pasó  en Plaza de Mayo indigna y angustia. Mi solidaridad con los familiares que, con mucho amor y mucha tristeza, habían homenajeado a sus seres queridos. Esto traspasó todos los límites. El respeto tiene que ser la base de toda sociedad”  y la candidata a diputada nacional por Juntos por el Cambio, María Eugenia Vidal, coincidió al señalar que “no hay palabras para lo que vimos en Plaza de Mayo. Hay límites que no se pueden cruzar, y faltarles el respeto a las personas fallecidas y a sus familiares es uno. Hoy pisotearon su memoria, su dolor y su angustia. Estas cosas no pueden pasar más. Basta”. 

Sobre esa misma línea el candidato a la Cámara baja del Congreso por JxC, Ricardo López Murphy, manifestó que “pisan el recuerdo de nuestros muertos y arrancan sus fotos, igual que sus líderes Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner pisotearon nuestros derechos y libertades. Memoria por los que ya no están. Las piedras son del pueblo”. 

Por su parte el senador radical Martín Lousteau expresó su “repudio al odio y al desprecio contra las víctimas del Covid no debe tener color político. La sociedad argentina debe rechazarlos” e indicó que “hace ya muchos años que decidimos vivir en una democracia con tolerancia, pero cuándo desde arriba se promueve la violencia en los discursos los que marchan se sienten habilitados a hacer cualquier cosa”. 

En tanto el diputado de la CC ARI Maximiliano Ferraro explicó que “las imágenes de Plaza de Mayo asquean y duelen. Esa profanación, odio y resentimiento son un agravio imperdonable que exige el repudio de todos. Prometamos jamás ser eso: miserables y violentos” y la opositora Carmen Polledo consideró que “ninguna manifestación política puede justificar estos actos. Esas piedras son de las personas que fallecieron por COVID y hacer eso es faltarles el respeto a las víctimas, sus familias y a todos los argentinos. Todo tiene un límite. Repudio total”.