ESPACIOS VERDES
12/11
La Ciudad convertirá los terrenos baldíos en plazas públicas
La Legislatura porteña aprobó una Ley en este sentido y buscará reconvertir 2800 predios en desuso que hay en el distrito. Habrá contraprestaciones y beneficios fiscales para los dueños de los mismos.
Buscando sumar más espacios verdes públicos en la Ciudad, la Legislatura creó el programa "Plazas pequeñas", que había sido impulsado por el radical Marcelo Guouman (UCR), mediante el cual buscará reconvertir 2800 terrenos baldíos en pequeñas plazas públicas. La norma se basó en iniciativas adoptadas en Rosario, Ciudad de México, Santiago de Chile y Ámsterdam.

 El objetivo es la transformación temporal y voluntaria de terrenos baldíos de propiedad privada en espacios recreativos, de libre acceso y uso público para el disfrute general de toda la ciudadanía.

De esta manera, la Ley tiene como ámbito de alcance aquellos terrenos baldíos de propiedad privada, exentos de restricción o gravamen y que se encuentren libres de toda ocupación y construcción, respecto de las cuales el propietario haya acordado voluntariamente con el Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires la cesión temporal y gratuita. En tanto cada Comuna dirigirá el proceso de postulación y selección de los inmuebles por intervenir.
Se considerarán prioritarios los terrenos que pertenezcan a Comunas con menor cantidad de metros cuadrados de espacios verdes o cuya ubicación estratégica resulte prioritaria para la Autoridad de Aplicación.

El acuerdo entre el Gobierno de la Ciudad y el propietario del terreno baldío deberá poseer una duración mínima de 10 años, la restitución del predio se efectuará en la forma y el término contractual previsto en el tiempo estipulado, cualquier renovación de plazos requiere del dictamen favorable de la Autoridad de Aplicación, debiéndose suscribir un nuevo contrato, todas las mejoras introducidas en el predio serán realizadas en el entendimiento de que tras la finalización del contrato serán retiradas las que sean pasibles de ser removidas, quedando el resto en beneficio de la propiedad.

Cabe señalar que la experiencia de las "Plazas pequeñas" fue implementada durante 2018 en Rosario y se forjó en torno a iniciativas adoptadas en otros países como México, Chile, Holanda. Ámsterdam fue el lugar pionero en donde luego de la Segunda Guerra Mundial, el arquitecto holandés Aldo van Eyck desarrolló aproximadamente más de 700 parques de juegos.

En Rosario, el 20% del suelo urbanizado se encontraba vacante. Hoy, las plazas de bolsillo que se están implementando en Rosario son 5 y tienen 20 propuestas en evaluación. Mientras que en la Ciudad de Buenos Aires, Villa Urquiza es el barrio con más baldíos y cuenta con 219 lotes. Mientras que la Comuna 12 posee 343 predios.

En lo que respecta a los beneficios para los propietarios que prestarán sus terrenos para la creación de plazas, la norma establece: la exención en el pago de ABL e impuesto Inmobiliario del inmueble afectado mientras se mantenga su afectación al programa; el otorgamiento de planes especiales de pago y/o condonación de deuda hasta un máximo del 50% del monto adeudado y/o intereses de las eventuales deudas que los propietarios de los terrenos incluidos en el presente programa pudieran mantener al momento de la incorporación al programa con el Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires en concepto de Tasa General de Inmuebles; y la condonación de multas y sanciones que pesen sobre el inmueble por incumplimiento de las disposiciones sobre mantenimiento de baldíos, tapiales, veredas, limpieza y/o mantenimiento.

Al respecto de la iniciativa, Guouman afirmó que “votamos la ley de Plazas Pequeñas para convertir, de manera temporal y voluntaria, terrenos baldíos de propiedad privada en plazas públicas con el aval de sus propietarios. Por un lado, queremos aportar una solución ante la falta de espacios para el esparcimiento y las actividades de carácter comunitario en algunas de las Comunas. Y, por el otro, buscamos recuperar terrenos abandonados que hoy generan un problema de seguridad e insalubridad” y concluyó señalando que “este proyecto integra lo público y lo privado con el claro objetivo de mejorar la calidad de vida de los porteños”.