LOS NEGOCIOS DE LARRETA
02-12-2021

Con fuerte resistencia de la UCR y CC, se probaron números convenios urbanísticos

Se trata de los convenios por las Costanera Norte y Sur y otros nueve convenios que autorizan la construcción de torres.

Con fuerte resistencia de la UCR y CC, se probaron números convenios urbanísticos - Revista Que

En el marco de una sesión ordinaria repleta de chicanas y fuertes cruces entre las distintas fuerzas, la Legislatura de la Ciudad dio sanción definitiva a una serie de numerosos y polémicos convenios urbanísticos entre los que se encontraban el de Costanera Norte y Sur, así como también otras nueve normas que habilitaron la construcción de torres en distintos puntos del distrito capitalino. 

La sesión de este jueves comenzó un fuerte enfrentamiento entre Vamos Juntos y la UCR-Evolución, es que el radical Martín Ocampo exigió que se reservara en secretaria el proyecto por la Costanera Sur por el plazo de una semana. Esto no le cayó nada bien al jefe del bloque Vamos Juntos, Diego García Vilas, quien se acercó a la banca del ex ministro y le pidió negociar los términos para que esa fuerza acompañara la iniciativa, dado a que de otro modo el proyecto hubiese caído y perdería estado parlamentario. 

Tras una reunión de casi tres horas, el radicalismo dio marcha atrás y logró introducir en el texto las modificaciones necesarias para acompañarlo. De esta manera, el convenio se aprobó con 36 votos a favor, 19 en contra y 2 abstenciones el convenio celebrado entre el Gobierno porteño y la empresa IRSA para llevar a cabo un desarrollo urbanístico en el predio de la ex ciudad deportiva de Boca Juniors. 

En el lugar se desarrollará el primer barrio cerrado de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, al que muchos compararon con los paisajes que se pueden ver en Dubai. El convenio establece la cesión del 67% del terreno a la Ciudad, con el objetivo de crear un parque público de 35 hectáreas, más otros espacios de uso común que totalizan 43 hectáreas. A su vez IRSA desembolsará unos 250 millones de dólares entre el valor de la tierra cedida al Gobierno y los aportes iniciales para fondos públicos de innovación y desarrollo urbano.

Por otro lado, se ratificó con 36 votos positivos y 21 negativos las modificaciones paisajísticas y urbanísticas del Complejo Costa Salguero – Punta Carrasco. Es así que en la zona de Costa Salguero se prevé la construcción de diez edificios que podrán alcanzar una altura máxima de 29 metros, contarán con calles internas y un espacio público que los llevará hasta la ribera.

Mientras que en Punta Carrasco se generarán espacios de recreación, en los que las construcciones podrán alcanzar los 12 metros de alto y solo podrán ocupar un 35% del suelo; el resto será parquizado y habrá un helipuerto.

También se aprobaron este jueves otros nueve convenios urbanísticos, los cuales permitirán la construcción de torres en distintos puntos de la Ciudad, aunque en este caso fue la CC ARI quien decidió no acompañar el texto. Estos convenios crean “áreas de desarrollo urbano especial” en varias parcelas de la ciudad, ubicadas en los barrios de Caballito, Colegiales, Villa Crespo, Almagro, Belgrano, Núñez y San Cristóbal. De esta manera, los predios afectados por los convenios serán los de Campichuelo 664, Díaz Vélez y Virasoro, Amenabar 1501, Lafinur 3126, Av. Del Libertador 5723, San Juan 2502, Arcos 1865/83 y Arcos 3631.

Durante el debate en el recinto el presidente de la Comisión de Planeamiento Urbano, Daniel Del Sol (VJ), aseguró que “la Costanera se va a transformar, tanto en el norte como en el sur, creando espacios verdes con mixtura de usos que permitan hacer ciudad donde hoy no la hay; dando continuidad a las innovaciones que se vienen concretando en la Ciudad de Buenos Aires hace 14 años”. 

“Esta ley permitirá recuperar, renovar e integrar a la Ciudad un terreno en desuso de 70 hectáreas que hace más de 50 años fue cedido por el Gobierno Nacional al Club Atlético Boca Juniors, que se encuentra privatizado, restringido a la ciudadanía y sin la posibilidad de convivencia con el río. Allí se creará un gran Parque Público de 278.380 metros cuadrados, con acceso a la ribera, al cual debemos sumar los espejos de agua, que como parte integral del paisaje aumentarán la superficie de espacio verde, libre y público en la Ciudad”, agregó. 

Por su parte, el diputado del FdT Matías Barroetaveña afirmó que “hoy es un día muy triste para la ciudad de Buenos Aires, el oficialismo de Larreta acaba de votar la pérdida de 100 ha de espacios verdes y humedales sobre la costanera para seguir construyendo torres de lujo que luego, como en el caso de Puerto Madero, quedan vacías por la especulación inmobiliaria” y enfatizó que “se trataba de una oportunidad única para sumar espacios verdes a una ciudad que solo tiene 4 mts por habitante cuando debería tener al menos 12.”

“Es una decisión profundamente anti-democrática ya que desconoce el resultado de la instancias de participación popular como fueron las audiencias públicas y las 53000 firmas avalando el parque público en costa salguero”, comentó. 

A la vez que Amanda Martín (FIT) precisó que “si se avanza con estos convenios, este va a ser otro jueves negro para los que trabajamos y estudiamos en la Ciudad. Esto va a seguir fomentando la crisis habitacional, la falta de espacios verdes y las inundaciones, ¿vieron cómo nos inundamos la semana pasada?”. 

“Llama la atención que nadie del oficialismo quiera dar la cara por estos proyectos, que quieran hacerlo antes del recambio legislativo y de forma exprés. Esto va a agravar la crisis habitacional, ningún trabajador puede pagar entre tres mil y cinco mil dólares por metro cuadrado, si encima cobran en pesos y el salario se lo carcome la inflación”, opinó. 

En tanto la legisladora de Autodeterminación y Libertad, Marta Martínez, indicó que “hoy la Legislatura aprobará quitar al pueblo trabajador de la ciudad la Costanera Norte y su derecho al acceso al río y espacio verde, arrasar con el Humedal de Costanera Sur con  torres con un impacto gravísimo para el ambiente y el calentamiento climático” y precisó que “además va a imponerle la construcción de nueve torres a barrios saturando su densidad habitacional, y por si fuera poco legalizar obras ilegales. Nuestro voto negativo, volveremos a decir ‘¡no a los negocios inmobiliarios!’”.