CABA 2023
29-11-2022

A Acuña le cuentan las horas mientras teje su candidatura

La Ministra de Educación es una de las apuntadas por el PRO para suceder a Larreta, mientras desde la oposición critican falencias en su cartera.

A Acuña le cuentan las horas mientras teje su candidatura - Revista Que

"Frente a un Gobierno que alimentó la tragedia educativa y la decadencia económica, en la Ciudad tenemos un plan y un equipo capacitado para construir el modelo de país que nos merecemos". Así expresa Acuña en cada lugar que puede su diferencia con el gobierno nacional, mientras teje alianzas por lo bajo en Ciudad de Buenos Aires para ser "la primera mujer" en gobernar, como expresó días atrás.

La Ministra de Educación de CABA afronta diversos obstáculos en su cartera, desde aquellos conflictos en los edificios escolares que incluyeron tomas de diversos actores como padres, estudiantes y militantes políticos. Eso lo vio como oportunidad y decidió actuar de forma rígida: avanzó penalmente y buscó resarcimiento estatal para quienes cortaron horas de estudio. 

Eso le dio un parangón entre sus votantes, como demostraron consultoras en las últimas semanas que la fortalecieron ante una situación de tensión por la continuidad de las clases ante reclamos salariales y de mejoras, como también le pasó a Quirós con trabajadores de la salud.

La legisladora del Frente de Todos "Maru" Bielli realiza hace semanas una llamativa acción de reclamo para desviar el eje de tensión, poniendo las horas de clase que se llevan sin cubrir en la Ciudad de Buenos Aires, para demostrar el faltante estatal en un contexto de desigualdad e inflación. "1800 hs en el nivel secundario y 153 cargos en el nivel primario", expresó en redes sociales en la jornada de hoy.

Acuña se mostró días atrás junto a Jorge Macri en una foto que hizo ruido en las arcas del PRO. Incluso, hay quienes piensan que puede ser una dupla de campaña de cara al 2023, ante el intento de su espacio de definir candidaturas propias y no ajenas, como las que amaga Rodríguez Larreta en su acuerdo con el radicalismo, más específicamente junto al economista Martín Lousteau.